¿Es que nadie se acuerda del Pilar?

Recuerdo una época en la que el 12 de octubre era la fiesta del Pilar. Parece algo muy lejano de lo que ya casi nadie se acuerda. Debe ser eso, porque no he escuchado nada al respecto en estos días. Ahora se celebran otras cosas, la hispanidad (signifique eso lo que signifique), el día de la raza (no sé de cual, sobretodo porque las razas no existen),etc. Pero para mí sigue siendo el Pilar, quizá porque en mi casa se celebraba especialmente al ser mi madre y mi hermana tocayas de la virgen o quizá porque aun recuerdo aquel viaje a Zaragoza para presentar mis respeto a la Pilarica ataviado con mi chaleco, mi pantalón corto y mi faja roja. Como la memoria es frágil, he de reconocer que no recuerdo demasiado que por aquel entonces se recordara en demasía la proeza náutica de aquel navegante que, seguramente con más información de la que nos han dicho, partió a la aventura del descubrimiento. Pero a pesar de la mala memoria estoy convencido de que nadie festejaba el hecho en sí. Y estoy bastante seguro de esto último, ya que en España tenemos la mala costumbre de menospreciar cualquier atisbo de acto heroico y siempre le dimos más crédito a la suerte que al propio navegante.

Sea como fuera, ahora es distinto. Todo el mundo habla de ese 12 de octubre. Sin embargo y acogidos por una capacidad de erudición histórica sin precedente, hablan bastante mal. ¡Nada que celebrar! ese ha sido el eslogan que más he podido leer en memes de todo tipo. Haciendo referencia, claro está, a las masacres perpetradas desde esa fecha en territorio americano. Debo ser yo muy torpe y seguramente esté equivocado, pero no veo la diferencia con todas y cada una de las conquistas que ha habido en el planeta desde que el hombre es hombre. Han sido masacres, todas ellas, incluso las conquistas de derechos han ido de la mano de matanzas injustificadas. Los que crecimos oyendo historias de la guerra fratricida protagonizada por nuestros abuelos o los que vimos en directo la matanza de de Tiananmen, sin entender como podía estar pasando eso a unos estudiantes en estos días (yo me imaginaba a niños de mi edad siendo atropellados por los tanques), como vamos a ser capaces de entender porque pasó aquello hace 500 años.

No entiendo la inquina creciente, no entiendo el recordatorio continuo. Sobre todo en ese tono de desprecio… ¿hacía quién?

No entiendo a los que desprecian a los Españoles, cuando los que llegaron no lo eran (eran de la corona de Castilla). No entiendo a los Gonzalez, García, Gómez y Sánchez que desprecian como si no hubieran sido sus propios antepasados los actores de dicho proceso.

No entiendo porque se pretende entender la historia desde el prisma actual. Pero si algo me subleva, es que cuando de algo actual se trata, ahí sí miramos para otra parte. Los paises Anglosajones han menoscabado el patrimonio cultura y humano de sus colonias, no sólo en un principio, si no hasta bien entrados los años 80 del siglo XX. Las historias de las generaciones robadas en Australia y Canada, han sido una bofetada a la moral y no a la de hace 500 años, a la actual. Pero claro, eso no nos atañe.

Pues más nos atañe (me refiero a Latinoamérica) lo que lleva haciendo Estados Unidos desde los años 50 con su escuela de las America y su operación Cóndor, creando dictaduras y robando a manos llenas, tanto que para mí es la principal causa de la situación actual de America latina. Recordad eso cuando penséis en grandes matanzas y dejad la historia para los historiadores, porque esto sí podemos mirarlo con la moral actual y ha sido permitido desde los actuales gobiernos y no desde rancias coronas de reinos que ya no existen. Lo que se hizo hace 500 años en un mundo que no conocimos y que no es el actual sólo lo podemos intuir y difícilmente entender. No por ello olvidar, pero sí aceptar como nuestro pasado. Malo o bueno. Pero tan nuestros como lo que somos.

Los Romanos conquistaron la península ibérica, se llevaron el oro y la plata y nadie va por ahí quejándose (Malditos Italianos). Al contrario, enseñamos los restos de esa época como algo digno de admiración. Los Arabes dominaron la península durante 700 años. Nos enseñaron más que lo que se llevaron, no entenderíamos el presente sin ellos, son nuestra historia, incluso la lucha por la reconquista es necesaria para entender el devenir del tiempo. No queramos borrar nuestro pasado, porque es eso, es nuestro.

Por lo que a mí respecta, el 12 de octubre seguirá siendo un día especial. El día en el que me ponía mi chaleco, mis pantalones cortos, mis medias blancas y mi faja roja.